¿Qué es una convulsión?

Las neuronas se comunican entre sí por impulsos eléctricos. Durante una convulsión se produce una descarga sincrónica y excesiva de un grupo de neuronas que ocurre de forma abrupta y puede tener diversas manifestaciones clínicas. Estas crisis pueden ser desencadenadas por diversas causas que irriten las neuronas.


¿Qué diferencias hay entre una Convulsión y Epilepsia?

Convulsión y crisis epiléptica son sinónimos. Epilepsia es la enfermedad en la que se repiten las convulsiones. Un individuo tiene epilepsia cuando presentó dos o más crisis. (Exceptuando las convulsiones febriles)


Tipos de crisis epilépticas:

Hay dos clases fundamentales:

1. Crisis generalizadas: la descarga epiléptica aparece al mismo tiempo en toda la superficie del cerebro o corteza cerebral. Subtipos:

a. Crisis tónico-clónicas generalizadas: pérdida brusca del conocimiento, rigidez seguida de sacudidas de todo el cuerpo. La persona se recupera lentamente en varios minutos.

b. Ausencias: la persona se queda inmóvil y con la mirada fija o perdida por algunos segundos.

c. Crisis atónicas: se caracteriza por caída brusca.

2. Crisis parciales o focales: la descarga comienza en una zona puntual de la corteza, llamada foco epiléptico. Las manifestaciones depende del sitio donde asiste el foco epiléptico y de su diseminación o no a otras áreas del cerebro.

a. Crisis parcial simple motora: se producen sacudidas en una parte del cuerpo (dependiendo del foco), en otros casos pueden no ser motoras, apareciendo una sensación rara que sólo percibe la persona que la sufre, puede ser sensación de hormigueo intenso, alucinación visual, olor fuerte o pensamiento extraño, de aparición brusca y corta duración.

b. Crisis parciales complejas: cuando se compromete la conciencia, la persona se queda inmóvil sin responder por segundos o minutos y a veces realiza actos automáticos que carecen de sentido con las manos o la boca. Pueden desplazarse pero se los ve con mirada extraña y no responden cuando se los llama.

crisis_epilepsia

Existen muchas clases de epilepsias que se clasifican en síndromes epilépticos, según la edad de comienzo, tipo de crisis, manifestaciones de los electroencefalogramas, etc. Este diagnóstico es muy importante porque nos da la idea del pronóstico y permite seleccionar las herramientas adecuadas para el tratamiento.


¿Qué es el status epiléptico?

Cuando una convulsión dura 30 minutos o se repiten pequeñas crisis durante ese mismo tiempo sin que recupere la conciencia entre ellas se habla de estatus epiléptico. Es una situación grave que requiere del uso enérgico de medicación endovenosa para interrumpir la crisis. Siempre que una crisis convulsiva dure más de 5 minutos es necesario tratar con urgencia.

Una causa frecuente de status epiléptico es la interrupción brusca de los fármacos  antiepilépticos. Por eso se recomienda siempre consultar con el médico tratante antes de cambiar o abandonar la medicación.


¿Qué es la epilepsia refractaria?

Es un tipo de epilepsia, inusual, en los que las crisis epilépticas no se pueden controlar a pesar del tratamiento adecuado y las crisis continúan repitiéndose con gran interferencia en la vida de quien la padece.


¿Qué debo hacer en el momento de una crisis epiléptica en una persona?

1. Lo primero que debe hacer es evitar que la persona se lastime o se lesione al caerse o golpearse. De ser posible acompañar a la persona en la caída hasta el suelo y poner algo blando debajo de su cabeza, NO inmovilizar por la fuerza a la persona durante la crisis.

2. Evite introducir objetos en la boca o forcejear para abrirla, a veces esto produce mayor daño que el que se quiere evitar.

3. NO darle agua ni alimentos durante la crisis, si estaba comiendo debe interrumpir la ingesta inmediatamente.

4. Colocar a la persona de lado para que no se aspire o ahogue, es decir, la saliva o eventual vómito  que puede ocurrir como parte de la crisis no se vaya al pulmón.

5. Asegurarse que la vía aérea esté libre (no cubrir boca ni nariz).

6. En casos de crisis frecuentes o prolongadas existen fármacos de acción rápida que pueden ser usados por vía sublingual (debajo de la lengua) o rectal (aplicadores en forma de enema) que se absorben rápidamente.

7. Ante todo preservar la calma y observar detalladamente lo que ocurre, toda información que a posteriori pueda brindarle al neurólogo será de suma utilidad.

ataque-convulsion


¿Debo llamar al servicio de emergencia?

Si no conoce a la persona, sin dudas que sí, mientras uno lo asiste otra persona podrá llamar al servicio de urgencia. Si conoce a la persona, es familiar o amigo, debe llamar siempre que se trate de una primera crisis (no le haya ocurrido nunca antes) y toda vez que la crisis dure más de 5 minutos o que se repitan en corto lapso de tiempo o que la persona luego de una crisis no se recupere por completo de la situación.

A pesar del tratamiento las crisis epilépticas pueden repetirse, ningún fármaco asegura el control de las crisis, en  el mejor de los casos disminuyen sustancialmente la probabilidad de la repetición de la crisis.


La epilepsia, ¿produce alteraciones cognitivas?

La etiología y el tratamiento de la epilepsia pueden afectar la cognición. Por lo tanto, es probable que se desarrolle un deterioro cognitivo como síntoma secundario de la epilepsia. La evaluación neuropsicológica permite describir el estado cognitivo del paciente epiléptico y colabora con la localización de las crisis epilépticas en las zonas cerebrales, como estudio complementario.

Cabe formularse dos preguntas fundamentales: ¿cuáles son realmente las variables que producen el deterioro cognitivo en la epilepsia? y ¿qué funciones se alteran de forma más grave? Diversas variables como la edad, sexo, años de educación, tipo de crisis, etiología, edad en la que comenzaron las crisis y etc., varían entre las personas.

epilepsia

El comienzo temprano de las crisis epilépticas produce mayor deterioro cognitivo que los inicios más tardíos, por lo que puede ser un factor de mal pronóstico desde el punto de vista de las funciones cognitivas. Los pacientes que padecen crisis generalizadas presentan mayor deterioro que los individuos con crisis parciales, al igual que el status epiléptico es probablemente el tipo de crisis que más deterioro cognitivo produce,  incluso los pacientes con un único episodio (de 30 minutos o más) muestran mayor deterioro que los sujetos con antecedentes de varias crisis tónico-clónicas a lo largo de su vida.

Por otra parte, se cree que el deterioro cognitivo se correlaciona positivamente con la frecuencia de las crisis, es decir, con más crisis se produce un mayor deterioro cognitivo.

En los niños es muy frecuente el déficit de atención como también producen cierto retraso mental en algunos casos. En general, se observa  lentitud en desarrollar algunas tareas que requieren un procesamiento complejo de la información, deterioro de la memoria y las dificultades en la atención y concentración, lenguaje y funciones ejecutivas son los trastornos más frecuentes asociados con la epilepsia, siempre en relación a las áreas cerebrales implicadas.

Los estudios sobre funciones ejecutivas revelan que los pacientes con focalidad prefrontal muestran alteraciones en la planificación, memoria de trabajo, inhibición y flexibilidad de la conducta, que influyen en la ejecución del acto motor.

El tratamiento quirúrgico de la epilepsia es una de las posibilidades terapéuticas más eficaces para los pacientes farmacoresistentes, que tienen el origen de sus crisis en el lóbulo temporal. Desde hace ya varias décadas se ha descrito que estos pacientes tienen dificultades en el aprendizaje, almacenamiento o recuperación de determinado tipo de material: el verbal, relacionado con el hemisferio dominante para el lenguaje, y el visuoespacial, en relación con el hemisferio no dominante para el lenguaje.

cirugia

La neuropsicología ha sido capaz de predecir el riesgo de deterioro o mejoría cognitiva de los pacientes que van a someterse a la cirugía de la epilepsia. Además colabora con la localización cerebral de las crisis epilépticas y describe el estado cognitivo del paciente, las funciones preservadas y las alteradas, además de señalar los efectos (positivos/negativos) de la cirugía sobre las funciones superiores.

Un abordaje farmacológico y terapéutico personalizado y un seguimiento adecuado, son entre otras las partes fundamentales de un abordaje interdisciplinario necesario para estos pacientes.