Muriel Lezak describe a la Evaluación Neuropsicológica como un método para examinar el cerebro, a partir de estudiar el
comportamiento de la persona. Permite realizar inferencias acerca de las características funcionales y estructurales del
cerebro de una persona, evaluando la conducta de un individuo, en condiciones de estimulo-respuesta (Benton 1994).

La evaluación Neuropsicológica está tomando cada vez más auge en las patologías psiquiátricas, ya que ha demostrado ser muy efectiva para evaluar los procesos cognitivos que subyacen a los diagnósticos psiquiátricos.

Se ha demostrado en estudios científicos la presencia de alteraciones cognitivas en diversos trastornos del estado de ánimo Depresión, Trastorno Bipolar, Esquizofrenia, Trastornos de Ansiedad, Trastorno Obsesivo-Compulsivo, Trastorno por Déficit de Atención, entre otros. Por ello es imprescindible la evaluación neuropsicológica en estos cuadros, ya que causan serias dificultades en la vida cotidiana de la persona y en algunos casos llega a ser discapacitante tanto en lo social como en lo laboral o educacional.

Utilidad de la Evaluación Neuropsicológca en Psiquiatría:

1- Permite obtener un conocimiento y una descripción  del estado cognitivo de un sujeto en particular, determinando la existencia o no de deterioro mental.

2- A partir de la evaluación se puede establecer una caracterización del perfil cognitivo, diferenciando capacidades neuropsicológicas afectadas y preservadas.

3. Contribuye a identificar la intensidad o la fase evolutiva del deterioro cognitivo.

4. Colabora en el diagnóstico sindrómico y etiológico del deterioro. Permite identificar un posible pronóstico.

6. Contribuye a la planificación de una intervención medico/ terapeútica y/o rehabilitadora individualizada, de cara a optimizar la mayor independencia y calidad de vida del paciente y su entorno cercano.

7. Permite evaluar la eficacia de los tratamientos e intervenciones con fines terapéuticos (fármacos, rehabilitación, etc).

8. Permite observar cambios evolutivos en el estado cognitivo de un sujeto debidos a la propia enfermedad o trastorno.

9. Contribuye a la Investigación, fundamentalmente clínica, con contrastación y /o verificación de hipótesis entre las relaciones conducta y cerebro.

¿Cómo evaluar?

En primer lugar es fundamental la entrevista con el paciente y familiar, ya que constituye uno de los instrumentos de diagnóstico más poderoso con el que cuenta el clínico. A través de ella se obtiene información sobre:
•la historia del paciente, antecedentes, etc.
•el nivel de funcionamiento premórbido,
•el grado de escolaridad y situación laboral alcanzada, etc.
•los patrones de conducta y personalidad previa para conocer el nivel de ajuste previo y el nivel de ajuste social (abuso de sustancias tóxicas, déficit de control de impulsos, escasas habilidades sociales, etc.).
•consecuencias psicosociales que está ocasionando el trastorno en cuestión.

Por otra parte la aplicación de Test o Baterías Neuropsicológicas, es imprescindible tener un conocimiento de las bases neurales y la psicopatología de las funciones cognitivas. Es importante el entrenamiento en la aplicación de técnicas neuropsicológicas y sobre todo la interpretación de las mismas en relación con la conducta del paciente.“La batería de test tiene que estar pensada en función del paciente, ser flexible y lo suficientemente amplia para lograr dar respuesta a las hipótesis diagnósticas” Lezak Muriel (2003).

Las técnicas entregan un dato cuantitativo muy valioso, pero lo más importante es la correlación con la observación conductual de la persona al enfrentarse a esta situación novedosa como es la evaluación, y cómo este rendimiento interfiere en la vida diaria de la persona.

Se utiliza un método de cuantificación para comparar el rendimiento cognitivo de los sujetos con una norma establecida por los test, es decir permite comparar el rendimiento de la persona con la media poblacional con características similares (personas de la misma edad y el mismo nivel educativo). Las escalas están basadas en los resultados de la población control, que fueron evaluados por la prueba.

¿Qué Evaluar?

En paciente con enfermedades psiquiátricas es imprescindible evaluar diversos dominios cognitivos, pero en especial las funciones ejecutivas y la regulación emocional y conductual.

  • Procesos atencionales.
  • Visopercepción y visoconstrucción.
  • Memoria, codificación, almacenamiento, evocación, aprendizaje.
  • Lenguaje.
  • Funciones ejecutivas, toma de decisiones, memoria de trabajo, organización, planificación, etc.
  • Teoría de la Mente.
  • Inteligencia, tipo de pensamiento.
  • Regulación emocional y conductual.
  • Nivel de conciencia. Conciencia de enfermedad.

Las pruebas empleadas han de proporcionar información que permita explicar la disminución del rendimiento de un determinado paciente en términos de alteración en una o más operaciones o componentes de un modelo de funcionamiento cognitivo normal. Los resultados numéricos por sí mismos son de poca utilidad para el establecimiento de las estrategias de rehabilitación más apropiadas para cada caso individual. Se hace necesario un análisis tanto de los errores cometidos por los pacientes como de las estrategias para resolver las tareas que se proponen, dado que el
conocimiento de estos factores resulta de gran interés para el diseño posterior del programa de rehabilitación.

En ocasiones las situaciones experimentales de algunas pruebas neuropsicológicas son de tipo artificiales y los resultados obtenidos tienen poco valor a la hora de predecir el nivel de funcionamiento real. Es posible encontrar déficits sutiles que no provocan dificultades en las tareas de vida diaria y viceversa. La tendencia más actual de la evaluación neuropsicológica es desarrollar nuevos instrumentos que exploren conductas y actividades similares a las características del medio natural donde se desarrolla habitualmente la vida de los pacientes. Es decir, se busca una mayor validez ecológica.