Muchas personas se preguntan por la diferencia entre la fatiga crónica y la fibromialgia. Es por ello que este artículo permite transmitir las diferencias y similitudes entre ambos trastornos. Hoy en día estos trastornos son muy comunes en la población pero son muy poco comprendidos.

Tanto la fibromialgia y fatiga crónica son definidas como entidades patológicas, ya no se las considera con la etiqueta de pacientes hipocondríacas o «vagas», y se habla en femenino ya que hay un incremento notorio en la población femenina sobre la masculina a padecerlas.

 

Fibromialgia

Se clasifica como una afección reumática, aunque no haya inflamación articular, es un síndrome con trastornos músculo-esqueléticos, dolor persistente, rigidez variable en músculos, tendones y tejido blando circundante. Asociado a trastornos emocionales como ansiedad, depresión, irritabilidad o estrés.

La fibromialgia es un trastorno que causa dolores musculares y fatiga (cansancio). Las personas con fibromialgia tienen dolor y sensibilidad en todo el cuerpo y pueden también tener otros síntomas, tales como:

  • Dificultad para dormir
  • Rigidez por la mañana
  • Dolores de cabeza
  • Periodos menstruales dolorosos
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies
  • Falta de memoria o dificultad para concentrarse (a estos lapsos de memoria a veces se les llama “fibroneblina”).

Características específicas de la Fibromialgia.

  • El ejercicio aeróbico es aconsejable y sienta bien: nadar, caminar, yoga.
  • No hay dolor articular.
  • Hay una sensación de cansancio generalizado, pero no intenso.
  • Su aparición es paulatina y de síntomas muy estables.

¿Cuáles son las causas de la fibromialgia?

Las causas de la fibromialgia son desconocidas. Ciertos factores pueden estar relacionados con este trastorno como:

  • Acontecimientos estresantes o traumáticos, accidentes automovilísticos
  • Lesiones recurrentes
  • Malestares o dolencias
  • Ciertas enfermedades como artritis reumatoide, Lupus eritematoso sistémico (comúnmente llamado lupus), espondilitis anquilosante (artritis espinal).

La fibromialgia también puede ocurrir por sí sola. Algunos científicos creen que el origen de la fibromialgia puede ser genético. Los genes pueden hacer que una persona tenga una fuerte reacción de dolor ante cosas que otras personas no consideran dolorosas. Las mujeres que tienen a un familiar con fibromialgia tienen mayor predisposición a padecer de fibromialgia también.

Fatiga crónica

Se clasifica como enfermedad neurológica y se caracteriza por una fatiga física y mental muy intensa y debilitante con efectos demoledores en la vida personal.

Características específicas de la Fatiga Crónica:

  • El ejercicio aeróbico puede empeorarla. Solo los estiramientos graduales y de muy baja intensidad pueden evitar el anquilosamiento corporal.
  • Hay dolor articular.
  • Hay síntomas de amígdalas edematosas o hiperplásicas, o de adenopatías o inflamación de ganglios linfáticos.
  • La fatiga impide realizar o mantener actividades, aun poniéndole ganas.
  • Puede haber fiebre a menudo, y también sensación de gripe constante.
  • Su aparición es brusca y fluctuante.
  • Se agarrotan mucho las piernas.
  • Hay deterioro cognitivo: de la comprensión, memoria, concentración
  • Puede haber hipersensibilidad, incluso con alteraciones inmunitarias, a fármacos, alimentos, ruidos, luz…

Cómo tratar estas enfermedades más allá de los fármacos

Los analgésicos y otros medicamentos no curan estas enfermedades. Si bien es cierto que alivian algunas de las molestias asociadas a ellas, la forma de abordarlas deberá ser desde un punto de vista holístico.

Hoy en día en los centros especializados recomiendan terapias como acupuntura, masoterapia, yoga, etc. Pero además de ello es importante mantener una dieta balanceada y nutrida.

Se recomienda emplear en las comidas el comino negro (Nigella sativa) es analgésico, antiinflamatorio e inmunomodulador. Vegetales crudos, la dieta debe ser fresca y cruda en al menos un 70%, con mucha hoja verde, licuados, batidos verdes, brotes y germinados. Muchos minerales, potasio, silicio, selenio, zinc y magnesio son esenciales en estas patologías. Consumir semillas y raíces. Aceites vegetales de primera presión en frío como los de oliva o sésamo, y los ricos en omega-3, los de lino o cáñamo.
Procurar que la dieta sea rica en vitaminas A, C y E incluyendo, por ejemplo, zanahorias, cítricos o aguacate. Un antioxidante muy útil es el cacao puro.

Evita el gluten y los lácteos. Se desaconsejan la soja, los alimentos ricos en oxalatos (espinacas, acelgas, remolacha), las solánaceas (patatas, pimientos, tomates, berenjenas), sal, azúcar, alcohol, grasas hidrogenadas y la carne.

Por otra parte es muy importante que las personas diagnosticadas con fibromialgia acudan a psicoterapia para el manejo y la regulación emocional, ya que como se mencionó anteriormente está muy asociado a trastornos del ánimo tipo depresivos y ansiosos.